Sácale provecho a la nube y sus aplicaciones

Cada vez se hace más uso de la nube representando una serie de ventajas muy atractivas para las empresas, como el “don de la ubicuidad” o una importante reducción de costes.

Concretamente, las aplicaciones en la nube pueden ayudar a distintos perfiles profesionales porque permiten acceder directamente a las más avanzadas herramientas y funciones, facilitando la innovación en el negocio.

Los mejor, está al alcance de cualquier tipo de profesional, ya sea responsable de marketing, ventas, finanzas, servicios o RRHH, puede sacar provecho de esta tecnología bajo la premisa de la maximización de la rentabilidad. Sin embargo, un tipo de tecnología tan disruptiva como esta también trae consigo muchas dudas.

Para encontrar estas soluciones, hemos creado una lista de 10 cosas fundamentales que deben saber respecto a la nube.

  1. La nube es un canal que conecta las necesidades de la empresa con las soluciones que mejor las satisfacen.
  2. La verdad es que la nube es más de una cosa. La nube es una colección de servicios que tienes a tu disposición como empresa o como cliente individual. Servicios que son súper potentes, increíblemente cómodos, accesibles, y bastante rentables.
  3. Cada empresa tiene una serie de circunstancias que son las que dictan qué soluciones en la nube tienen sentido. El hecho de que hayas trasladado algunas funciones y datos a la nube no significa que tengas que trasladarlo todo.
  4. El software como modelo de servicio es quizá la solución en la nube más conocida, pero las empresas más astutas saben que esto es solo el comienzo. Los datos como servicio, por ejemplo, pueden servir para conectar a los usuarios a tus conjuntos de datos de la mejor manera posible en función de las necesidades.
  5. La nube puede ofrecer a los directores comerciales más poder para compartir información e innovar, además de facilitarles la vida.
  6. Podrás ampliar o reducir los servicios en función de las necesidades de tu negocio, y acceder a información desde cualquier lugar.
  7. La nube debe facilitar las cosas, si no lo hace, estás haciendo algo mal.
  8. La nube puede ser útil para el flujo de caja, los modelos de precios de la nube son a menudo como los de la luz y el agua, es decir, normalmente pagas por lo que usas y a medida que lo usas.
  9. La nube no solo sirve para ahorrar dinero, de hecho, a veces significa gastar dinero de forma diferente. Si trasladas algunas operaciones a la nube, algunos de tus costes pasarán de ser gastos de capital a gastos operacionales.
  10. La nube necesita una salida, quizá necesites cambiar de proveedor, o poner punto final a una operación concreta. Antes de poner tus datos en la nube, asegúrate de que comprendes cómo podrás sacarlos de allí si así lo deseas.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.